«Mi mujer dice que ya tengo las manías de Sheldon Cooper»

Fernando Cabrera, ayer, en Gijón. / DANIEL MORA

  • La voz del protagonista de ‘The Big Bang Theory’, ofreció una charla en Gijón e impartió clase al alumnado de la Escuela de Doblaje de Asturias

  • Fernando Cabrera Actor de doblaje

    EL COMERCIO. A. VILLACORTA

Fernando Cabrera (Tenerife, 1969) presta su voz a Sheldon Cooper, el obsesivo protagonista de ‘The Big Bang Theory’, uno de los trabajos más celebrados de este actor de doblaje que también es Chris, de ‘Padre de familia’, Zach Young en ‘Mujeres Desesperadas’, Gaara y Rock Lee en ‘Naruto’, Jack en ‘Zoey 101’, el príncipe Caspian en la saga ‘Las Crónicas de Narnia’ o Alfredo Linguinni en ‘Ratatouille’. El también encargado de traducir al español a Kylo Ren, el nuevo villano de la saga ‘Star Wars’, impartió ayer clases al alumnado de la Escuela de Doblaje de Asturias (EDAS), en Gijón, donde también ofreció una charla sobre su trayectoria. Y el 16 y 17 de mayo será el turno de Álex Saudinós, doblador de Bob Esponja.

¿Siempre quiso ser esto?

Sí. Siempre quise ser actor. Y, desde pequeñito, cuando me di cuenta de que alguien le ponía la voz encima a los americanos para que hablasen español, descubrí el doblaje y me llamó la atención poderosamente. Quería saber quién hacía y cómo. Así que, en Tenerife, de joven, ya empecé a estudiar mal y a enrolarme con grupos de teatro. Y, tras la mili, me fui a Madrid. 

Es la paradoja de esta profesión: que estamos las 24 horas en el oído de todo el mundo y nadie sabe quiénes somos. Porque no solo estamos en series y en pelis: estamos en cuñas de radio, en spots de tele, en los surtidores de la gasolinera, en las máquinas de tabaco, en los GPS… Pero es un truco cinematográfico y, tal vez si se nos viera, se estropearía.

En España se dobla casi todo. ¿Suerte o desventaja?

En España y en muchos otros países. Por ahí se dice que solo se dobla aquí y que por eso hablamos mal inglés, pero no es cierto. Se dobla tradicionalmente también en Italia, Alemania, Francia… Hay países, sobre todo del Este, en los que hasta hace poco no doblaban, pero un locutor iba contando lo que decía cada personaje en el cine. Y ahora lo están haciendo, están doblando muchos países en los que no había tradición.

¿Su peor pesadilla en este oficio?

Quedarme sin voz. Pero, en vez de una pesadilla, es una realidad, porque a veces me pasa. Claro: todos nos acatarramos y tenemos gripe.

¿Y entonces qué ocurre?

Si es una serie y el personaje es tuyo, normalmente te esperan. Si es un estreno, a lo mejor te sustituyen.

¿Se cuida mucho?

¡Qué va! Si fumo y todo… (Ríe). Eso sí: siempre estoy con propóleos, sprays y cosas de esas.

¿Sheldon es el culmen de su carrera hasta el momento?

Sheldon es un bombón de personaje y me ha aportado mucho profesional y personalmente, pero en esta profesión no se llega al culmen nunca. Siempre estás aprendiendo.

¿Se la ha pegado alguna manía?

Mi mujer dice que ya las empiezo a tener, pero es mentira (Risas).

¿Tienen algún otro preferido?

Lip Gallagher, de ‘Shameless’. Lo interpreta un muy buen actor y, cuando un actor es bueno, te lo pone muy fácil, porque ya te aporta tanto que solo tienes que dejarte llevar.

‘The Big Bang Theory’ lleva diez temporadas y han renovado por otros dos.

En esta profesión se dice mucho que o nos morimos de sueño o nos morimos de hambre. Ahora estoy en una buena racha. Ojalá que dure.

Aunque están en huelga…

Sí. Hemos tenido que dar un golpe sobre la mesa porque estamos trabajando con un convenio del año 93. Y eso se traduce en que un actor de doblaje gana ahora lo mismo que lo que ganaba a principios de los noventa. Desde el 93 ahora hemos perdido un 75% de poder adquisitivo. Antes de actor de doblaje se vivía bien, desahogadamente, sin problemas. Y ahora para vivir sin apuros es necesario tener una buena racha permanente, que es imposible, y no ver a tus hijos. Reclamamos una subida del 3,5% con la condición de que inmediatamente nos sentemos a renegociar los puntos del convenio que hablan de normativa, horarios, las unidades de trabajo, de las condiciones en las que están las imágenes… De todo. Porque, en el 93, era todo analógico y ahora todo es digital. El doblaje ha cambiado totalmente en los últimos veinticinco años, todo es mucho más vertiginoso, y hay que revisarlo todo.

Related posts

Leave a Comment