La Escuela de Doblaje de Asturias dio formación a doscientos alumnos en su primer año

Entrega de diplomas a un grupo de alumnos de iniciación al doblaje.

Más del 80 por ciento de los dobladores al asturiano de las últimas películas para la TPA han pasado por el centro gijonés

LA NUEVA ESPAÑA J. L. Argüelles

La carencia de profesionales con los que doblar al asturiano películas como “Los viajes de Gulliver”, “El tercer hombre”, “El rostro impenetrable” o “Harry el sucio”, entre otros títulos, llevó al joven realizador y productor Illán Gonzali a una conclusión: había que formar dobladores con los que alimentar una industria incipiente pero con demanda. Así nació la Escuela de Doblaje de Asturias, que acaba de hacer balance de su primer año de actividad. Los datos son satisfactorios: unos doscientos alumnos han pasado por las instalaciones gijonesas de la calle Libertad.

“El resultado es notable”, afirma Humberto Gonzali, quien apostó, al igual que su hijo Illán, por una iniciativa que él equipara a las de las escuelas de aprendices. Más cifras: cuando se dobló al asturiano “Los viajes de Gulliver” (el primer filme del que se hizo versión en bable fue “La noche de los muertos vivientes”), había que buscar y seleccionar mucho para encontrar actores que hicieran el trabajo. Sin embargo, ahora, con títulos como “Sherlock Holmes. Juegos de sombras” u “Ocean’s Eleven”, que se preparan para la TPA, tal y como ya sucediera con “El rostro impenetrable” o “Harry el sucio”, más del 80 por ciento de los dobladores han recibido formación en la escuela gijonesa.

“Todas las personas que pasan por aquí entran en una bolsa de trabajo, que es la que utilizamos para las películas que doblamos”, explica Humberto Gonzali. Son varias las líneas de enseñanza que se siguen en las instalaciones de la calle Libertad: taller de interpretación orientada al doblaje, que se destina a quienes están interesados en aprender y mejorar sus técnicas interpretativas; taller de introducción al doblaje, en el que alumnos sin experiencia previa practican con pantalla grande y monitor en cabina de doblaje; un curso más avanzado en el que se trabaja con los distintos recursos del doblaje, de la vocalización al ritmo o la entonación, pasando por la sincronización labial y la locución.

Por la Escuela de Doblaje de Asturias han pasado en los últimos meses algunos de los grandes dobladores españoles. Por ejemplo, Fernando Cabrera contaba el martes pasado su elogiada y larga experiencia. Es la persona que pone la voz al personaje Sheldon Cooper, interpretado por Jim Parsons, en la exitosa serie de televisión “The Big Bang Theory. “Todos los meses traemos a un actor de doblaje con voz reconocible”, hace resaltar Humberto Gonzali. En el centro ha estado, por dar otro nombre, Claudio Serrano. Pone su voz en español a Batman y a un actor muy de moda, Ben Affleck. Entre los alumnos hay hasta un cura. “El objetivo es hacer cantera, tener en Asturias una industria del doblaje y la locución”, añade Humberto Gonzali.

Related posts

Leave a Comment