CLAUDIO SERRANO, PROFESOR INVITADO DE MARZO EN LA ESCUELA DE DOBLAJE DE ASTURIAS La voz de Batman retumba en Gijón

Claudio Serrano, actor que dobló a Christian Bale en la saga del “caballero oscuro”, imparte un curso en la ciudad y afirma que la clave está en “transmitir sentimientos”

LA NUEVA ESPAÑA. Gijón, J. M. Requena 17.03.2017 

Para las mamás de hoy que eran adolescentes en los años ochenta, Brandon Walsh, el chico guapo y modosito de la serie de televisión “Sensación de vivir” era su amor platónico. Para los investigadores sin beca de la actualidad, que crecieron viendo capítulos de los de dibujos animados “Érase una vez… la vida”, Pedrito, el glóbulo blanco, era un referente. ¿Y qué médico no ha hecho suya la frase “hoy es un buen día para salvar vidas” que solía pronunciar el doctor Shepherd en ” Anatomía de Grey“? ¿ O qué niño no ha soñado con ser Batman y luchar contra el crimen organizado de Gotham? Pues hay un hombre que estuvo en todas sus pieles, o mejor dicho, en sus voces. A todos esos personajes de ficción ha doblado el madrileño Claudio Serrano, que ayer estuvo en Gijón.

Serrano es uno los actores de doblaje más reputados del país. Visitó ayer Gijón para impartir una clase magistral a futuros “mercenarios de la interpretación”, como le gusta definir, en tono de broma, a los dobladores. “Cuando me eligieron para doblar a Christian Bale en el papel de Batman en la trilogía de Nolan fue un regalazo, era mi superhéroe favorito de la infancia”, afirma. Un regalazo que, no obstante, le supuso un esfuerzo especial. “Me quedé un par de días sin voz después de cada película”.

El madrileño afirma que lleva “con naturalidad” lo de ser superhéroe. “No es algo que haga en mis ratos libres”, ríe. Reconoce que alguna vez le pararon por la calle al reconocerle por la voz. “Me pasó con un par de taxistas y con alguna madre en la salida del colegio. Hay gente con muy buen oído”, confirma.

Una profesión “denostada”

Sin embargo, para Serrano su mayor orgullo no es haber encarnado la voz de Batman o la de Otto en Los Simpsons, otro de sus papeles más queridos. Su mayor logro es “poder seguir trabajando en esto y encontrar cada día la ilusión para continuar“. Algo que no ha sido fácil en los últimos tiempos “porque no se puede vivir de este trabajo. Nos hemos visto abocados a la huelga”, indica en referencia al parón de los dobladores nacionales, que tiene en vilo la continuidad de series como “The Big Bang Theory” o “The Walking Dead”.

 

Lo que sí tiene claro es que “esta profesión está muy denostada, creen que solo traducimos y nos sincronizamos con el actor”. Pero para Serrano, el trabajo es mucho más. “El doblaje es transmitir sentimientos en nuestro idioma. Si tienes la voz más bonita del mundo pero no transmites nada, algo va mal”, enfatiza.

Las claves que da Serrano para ejercer su profesión pasan por “cuidar la voz, acudir al foniatra a trabajarla, memorizar el texto, tener seguridad y aplomo y conseguir toda la información posible sobre el papel”. El momento más complicado para el doblador es “la primera vez que vas al cine a ver una película que hayas doblado”. En su caso fue un momento que no pudo disfrutar. “Me fijaba más en los errores”. Por ello, cuando ve que al oír a su personaje en castellano “la interpretación tiene sentido” entonces se siente satisfecho. Eso ocurre cuando ve que los ojos del personaje en inglés “cuentan lo mismo que tú”.

Para un doblador que lleva 35 años en la profesión desde que un director de teatro del colegio le llevara a probar, el hecho de haber dado voz a tantos hitos generacionales es “un orgullo”, como el que siente cuando le dicen la manida frase de: “Anda, ¿pero ése también eres tú?” “De eso se trata, de que no se den cuenta”, concluye.

GALERÍA FOTOGRÁFICA DE LA NUEVA ESPAÑA (enlace del periódico) Fotografías de Ángel González

 Localización de fotos: Escuela de doblaje de Asturias, en calle Libertad 12, Gijón/Xixón

 

Related posts

Leave a Comment